La humanidad ya está moviéndose a esta evolución, aunque las evoluciones espirituales duran muchos años, ya nos estamos moviendo. Tanto que, hoy en día, vemos a la ciencia apuntar a responder preguntas espirituales que antes estaban acaparadas solo por las religiones. Ahora los científicos han investigado para tener sus propias respuestas (véase acerca del Big Bang). Ahora la ciencia física, tanto la física cuántica como la astrofísica, han confirmado la existencia de la Fuerza Creadora más allá del universo físico.

La ciencia ha llegado a tres conclusiones espirituales importantes:

  1. Todo nuestro universo físico (consistiendo de unas estimadas 170,000,000,000 galaxias, con un promedio de 100,000,000 estrellas cada una: ¡esos son muchos bienes raíces!), viene de una Causa súper-poderosa más allá de lo físico.

La física lo llama el campo cuántico. Los místicos lo llaman Tao, Brahma, Shiva, el Absoluto; las religiones lo llaman Dios, Alá, Jehová. Nosotros vamos a llamarlo Esencia porque es la esencia única, la fuerza creadora y la sustancia fundamental (energía) de todo lo que existe, incluyéndote a ti. El punto aquí es que todos —científicos, místicos, religiones y la Esencialidad— estamos de acuerdo que existe una fuerza creadora más allá de nuestro universo físico.

  1. Esta Causa, la Fuerza Creadora, es súper-inteligente: desde la nada y a través de una expansión, una explosión, en apariencia totalmente caótica, ha causado un universo racional y estructurado de sencillo a súper complejo, hasta con formas de vida. La energía que salió ha tomado patrones y formas complejisimas que tienen sentido y funcionan, incluyendo el cuerpo humano.
  2. Todos venimos de esa misma Causa (Dios), del campo cuántico, de una sola Energía. Todos venimos de la misma Energía, la sustancia original, y seguimos siéndola. Fuimos Uno y lo seguimos siendo. Nunca hemos perdido esa Unidad, aunque no la sientes ahora como ser humano dormido.

La física también nos comprueba que nuestro universo sigue estando compuesto de energía. La materia que vemos tan sólida es realmente patrones de energía vibrando en un solo lugar. Se puede intercambiar energía y materia como demostró la famosa fórmula de Einstein: E = mc2.

Por ahora, la evolución de varias religiones a escuelas enseñando lo mismo sin guerras ni pleitos por la verdad, puede parecer un cambio un tanto lejos e incierto, pero por este camino atravesaron las religiones ante la hoy llamada mitología. La información que damos en la Escuela de la Esencialidad, y por ende, en este artículo, es científica en el sentido que tú puedes verificarla por ti mismo si sigues el protocolo (palabra científica para “las instrucciones”). Ésta es la base de la ciencia: la verificación.

Lo que te pedimos como lector, es que no sólo las leas desde tu mente, sino que te abras a sentir la naturaleza de estas palabras con tu ser, y para eso, tú tienes una herramienta para saberlo así:

Tu Intuición. Tu intuición es más allá de tu mente; es parte de tu ser, de tu conciencia. Si estás listo para esta información, si estás en la etapa de conciencia adecuada (la describiremos más adelante en otro artículo), te va a resonar. Algo dentro de ti te dirá: “¡Sí! Por aquí es la cosa”.

Conoce más de nosotros a través del Curso Tu Despertar Espiritual, el cual es una forma de servicio de parte de nuestra escuela compartir estos conocimientos de forma gratuita a la comunidad digital.Entra al banner del lado derecho o da clic aquí

Este artículo es un extracto del Libro “Cómo Sentir tu Esencia”

Comentarios

Comentario

Categorías: General