Amor

El Amor es una de las características de Esencia. El Amor tiene dos “niveles”: el Amor Absoluto en Esencia y el amor polar en la Creación. Dentro de la Creación existe la polaridad (como se explica en otro artículo). El propósito de la Creación es experiencia, y las polaridades posibilitan una enorme variedad de experiencias. Dentro de la ilusión de la Creación, “abajo” del nivel de la Esencia pura, del Amor Absoluto, encontramos el amor polar: hay energía (amor) positiva y energía (amor) negativa. El amor polar es el Amor Absoluto dividiéndose en una polaridad, un espectro que corre desde el amor muy positivo hasta el amor muy negativo.

 

AMOR POLAR

 

El amor polar es parte de la ilusión de este mundo. Por las leyes de la polaridad, el amor negativo es necesario para posibilitar la experiencia del amor positivo. Por ejemplo, no puedes tener frío sin calor, o calor sin frío. No puedes tener arriba sin abajo, o abajo sin arriba —problema que los astronautas han experimentado en el espacio. Véase el capítulo sobre polaridad para mayor información.

El amor positivo es todo lo que consideramos acciones y energía positiva. Es cualquier energía que crea, crece, ayuda o es deseada para uno mismo. Experiencialmente, es toda energía que se siente como placentera al dar o recibirla. Ejemplos incluyen: servir a otros, enseñar, dar regalos, ser cariñoso. Emocionalmente, el amor positivo se siente bien: entusiasmo, alegría, felicidad, cariño.

El amor negativo es energía negativa; es todas las acciones que dañan, castigan o destruyen. Incluye toda energía que se siente no placentera o dolorosa. Generalmente, acciones que consideramos “malas” son amor negativo; por ejemplo: pegar, castigar, robar o matar. Ejemplos de amor negativo en la energía emocional incluyen: enojo, odio, miedo, resentimiento y culpa.

En resumen: El amor positivo es lo que es creador, placentero, deseado; en fin, energía positiva. El amor negativo es todo lo que es destructivo, doloroso o no deseado; es toda energía negativa.

El amor negativo también presenta una oportunidad y un reto al amor positivo. Es fácil amar lo positivo. Es fácil devolver energía positiva a quien te da energía positiva. Es fácil ver a Dios en lo positivo. Pero requiere Voluntad para amar a lo negativo, para devolver energía positiva cuando te dan negativa.

El ser humano usualmente calcula lo que es positivo basado en sus perspectivas e intereses. Sin embargo, para realmente saber cuál acción es amorosa y cuál no, es necesario calcularlo basado en el mayor bien para el mayor número a largo plazo (lo que se abrevia MBMNLP). Esto requiere mucha Sabiduría; de hecho, generalmente como seres humanos, no somos capaces de calcularlo, pero siempre podemos preguntar a nuestra Esencia, que es la Sabiduría Infinita.

 

AMOR ABSOLUTO

“Arriba” del amor polar está el Amor Absoluto. Cuando trascendemos al amor polar y llegamos a nuestra Esencia, llegamos al Amor Absoluto. Para realmente amar como Dios ama, tienes que amar a todo, incluso todo lo negativo. El Amor Absoluto es y ama a todas las cosas, positivas y negativas, exactamente como son. Todas son formas de Sí Mismo, del Amor. Tal Amor Absoluto es también un camino para volver al Amor Absoluto, es decir: a tu Esencia. (El Amor es la meta y el Amor es el camino.) Al fi n y al cabo, todo lo negativo es también tu Esencia y creado por TI desde Esencia.

El Amor Absoluto ama a todo, todo el tiempo, sin excepción y sin gradiente, es decir al máximo. Sabe que todo es Esencia, que todo es Amor. Ama a la destrucción al igual que ama a la creación. (En el Hinduismo, esto es representado por Shiva.)

El Amor Absoluto es una de las grandes enseñanzas de Jesucristo. Desde su cruz, en medio de la muerte más dolorosa inventada por el ser humano, seguía amando a quienes lo crucificaron. Ellos personificaron la maldad, torturando y matando a una persona de bondad y amor, y sin justificación alguna, solo por sus propios intereses políticos. Jesucristo, como un Iluminado, tenía el Poder, la Voluntad, la Esencia Divina, de parar la experiencia en cualquier momento. Pero la dejó seguir su curso para mostrarnos el Amor Absoluto.

Nosotros, los seres humanos normales, nos activamos en amor negativo (coraje, resentimiento, odio, venganza), con el menor de los motivos, hasta con un pequeño insulto. Jesucristo soportó toda la energía negativa, dolorosa, que el planeta pudo echarle, la peor maldad, y seguía amando: su Amor era más grande.

Tu Esencia es Amor Absoluto. El Amor Absoluto es mucho más allá del amor humano normal. Experimentar tu Amor Esencial es una maravilla. Vivir el Amor que eres, es como si tu cuerpo fuera un cántaro y te llenaras con el agua del Amor hasta que se desborda por todos lados. Sientes como ese Amor Infinito te ama, te ama intensamente, te ama sin expectativas, sin pedir nada a cambio, te ama al natural. Y ese Amor te lava por completo. Lava tu cuerpo, lava tu pasado y lava tus “imperfecciones”; imperfecciones que solo tú ves porque el Amor siempre te ve Perfecto (otra característica).

Vivir esa intensidad del Amor empuja y estira tus límites humanos de tal manera que naturalmente ya no puedes regresar a dar amor negativo. Al experimentar el Amor que eres, lo único que puedes hacer es emanar lo que eres y de lo que estás lleno: Amor.

No te pierdas mañana nuestro siguiente artículo sobre otro tema básico de Esencialidad y que del cual te aseguro quieres aprender más: Humildad.

Así también te invitamos a conocer más de nosotros a través de el Curso de Introducción al Despertar Espiritual, el cual es una forma de servicio de parte de nuestra escuela para compartir estos conocimientos de forma gratuita a la comunidad digital.entra al banner del lado derecho o da clic aquí

Este artículo es un extracto del Libro “Cómo Sentir tu Esencia”

Comentarios

Comentario

Categorías: General